LA IMPORTANCIA DE ATRAER Y RETENER EL TALENTO

En cualquier sector, no sólo en el nuestro, es crítico atraer y retener el talento pues es la única manera de que las organizaciones evolucionen y se consoliden. Pero, ¿cómo podemos hacerlo?

 

Lo más importante para atraer y retener talento es ofrecer una adecuada propuesta de valor, es decir, transmitir de una manera objetiva y directa cuáles son las ventajas que una organización puede ofrecer a sus clientes, internos (empleados) y externos. Mostrarles a tus clientes, empleados, etc., lo que tu empresa, es decir, las ventajas que, puede ofrecerles es indispensable para involucrarles con tu proyecto.

 

Pero para atraer y retener al mejor talento es necesario entender cuáles son los motivos o motivaciones que llevan a las personas a invertir su talento en una determinada empresa.

 

 

La motivación de las personas, ha sido una cuestión de máxima relevancia para los estudiosos de la psicología desde los años 40, y una de las figuras más relevantes es la del psicólogo estadounidense Frederick Herzberg, quien a finales de los años 60 creó la “teoría de los dos factores”, o también llamada la “teoría de la motivación e higiene”. Esta teoría nos viene a decir que los elementos que producen satisfacción en una persona son completamente diferentes de los que causan insatisfacción, y que esto se debe a que las personas tienen un sistema de necesidades doble: por un lado, está la necesidad o motivación destinada a evitar el sufrimiento o el dolor y por otro, la orientada al crecimiento emocional e intelectual. Teniendo en cuenta esa diferencia cualitativa en las necesidades o motivaciones humanas, Herzberg formuló su teoría como una manera de explicar el comportamiento de las personas en el trabajo, que se basaría en dos tipos de factores:

 

Factores de higiene que se denominan así porque producen insatisfacción si no están presentes, pero una vez que están cubiertos no tienen apenas efecto real en la satisfacción a largo plazo. Se trata de elementos como el sueldo, la seguridad laboral, el ambiente de trabajo, las políticas de la empresa, etc. La insatisfacción en los trabajadores casi siempre es consecuencia de estos factores de higiene.

 

Factores de motivación que contribuyen al aumento de la satisfacción de las personas, mientras que apenas tienen efecto sobre la insatisfacción. Por lo tanto, la satisfacción de los trabajadores depende fundamentalmente de estos factores de motivación que tienen que ver con el reconocimiento y los logros, la promoción y el crecimiento profesional, o la confianza y la autonomía para realizar su trabajo.

 

Por tanto, vemos que las diferentes necesidades o motivaciones de las personas exigen diferentes tipos de propuestas de valor, por ejemplo, la retribución flexible, la conciliación o flexibilidad horaria, el buen ambiente de trabajo, etc., pueden ayudarnos a asegurar los factores de higiene. Sin embargo, y por el contrario, el reconocimiento, los planes de formación y planes de carrera, etc., pueden ayudar a potenciar los factores motivadores, que son los que realmente, según esta teoría, generan satisfacción en los trabajadores y pueden ayudar a atraer el talento así como a retenerlo. En definitiva, para atraer y retener el talento debes de desarrollar este tipo de propuestas de valor que generen satisfacción en tus clientes y empleados.

 

Bill Gates en una entrevista expresó una importante frase que resume la importancia del desarrollo del talento humano “Si 20 personas concretas dejaran Microsoft, la empresa quebraría”. Por lo tanto, el talento es el valor diferencial por excelencia, y la competitividad de las empresas y organizaciones está directamente relacionada con la capacidad y responsabilidad de atraer, retener y desarrollar talento.

 

“TODOS CREEN QUE TENER TALENTO ES CUESTION DE SUERTE, NADIE PIENSA QUE LA SUERTE PUEDE SER CUESTION DE TALENTO”, JACINTO BENAVENTE.

 

Escribir un comentario